El depredador chocobanano ūüėą

Hace calor. Tanto, que es inevitable so√Īar con formas de refrescarnos: alberca, helados, chocobananas‚Ķ aunque esta √ļltima nos dio veranos deliciosos cuando eramos ni√Īas, todo cambi√≥ hace un par de veranos y ahora nos estremecemos un poco con ellas...
Esta es la historia del depredador chocobanano:

Un verano ardiente, mientras el sol brillaba y nosotras, chapeadas, rebotábamos ideas sobre nuestro próximo postre helado... se nos ocurrió la mágica idea de chocobananas, tupidas de toppings Montacometa, y que con una sola mordida lograsen transportarte a tu infancia y los mejores días de tu vida. Era un postre dulce e inocente.

Esa noche, despu√©s de hacer pruebas y lograr fotografiar nuestra creaci√≥n...publicamos su foto, sin imaginarnos la terrible experiencia a la cual despertar√≠amos la ma√Īana siguiente: un acosador.

Es correcto, un stalker - pero no nuestro, si no de la chocobanana. Nos mandaba mensajes depravados, describiendo todas las cosas perversas que har√≠a cuando la tuviera en sus manos. Llenaba nuestras redes de sus obscuras y obscenas intenciones, sin verg√ľenza de exponer su cochambroso antojo al mundo entero.

Est√°bamos aterrorizadas - ¬ŅA qui√©n le tocar√≠a atenderlo? Cada que entraba un cliente a la tienda, el mundo se deten√≠a, la m√ļsica se pausaba, la luz se iba, nos mare√°bamos un poco, respir√°bamos y sud√°bamos... buscando esa mirada hambrienta y carnal y temiendo encontrarla.

Los d√≠as pasaron, el verano termin√≥...y jam√°s supimos si, en efecto, entregamos en sus manos a ese depredador su a√Īorada y victimosa chocobanana sin darnos cuenta.

La dulce inocencia de las chocobananas pareció haber terminado, pues dejamos de venderlas… pero el antojo es canijo, y cada verano volvemos a caer. Ahora, para evitar atraer depredadores fantasiosos a Montacometa, las preparamos, sencilla y discretamente, en casa.

Y no se vale, habrá que devolver su inocencia a las chocobananas: Les compartimos la receta que nos gusta, con un crunch delicioso de galletas palomeras. Va por aquí:

-Ana.

Dejar un comentario