El bombero que juzgó mis intentos por cocinar y cómo con esto nació nuestro coffee cake de chocolate

Hoy les doy la bienvenida a nuestro blog - con la historia detrás de mi postre favorito de todo Montacometa.


Aunque usted no lo crea…(ni yo, ni mis hermanas, jajaja 🤣) la receta de nuestro afamado coffee cake con chocolate es mía 😎.

Aunque usted tampoco lo crea… voy a confesar la (semi triste) historia de cómo eso sucedió. Resulta que de 5 hermanos, yo nací sin talentos culinarios. Con toda honestidad, mis hermanas siempre cocinaron, y yo siempre probaba. Cuando osaba preparar algo sola, la regaba 100% del tiempo, con errores vergonzosos como echar el huevo completo en lugar de las puras claras, darme cuenta de que me faltaba algún ingrediente, u olvidar mi postre en el horno.

Ey, se vale soñar. Simplemente no mientras cocinas, jajaja. Por supuesto, fui objeto de muchas burlas.

Pero todo cambió cuando me fui a vivir fuera sola...
(harta del maltrato psicológico de mis hermanas… no se crean)

Y tuve que aprender a cocinar a la fuerza si no quería morir de hambre o alimentarme exclusivamente de sándwiches. 

Mi primer intento de cocina en mi nuevo hogar culminó con un séquito de bomberos (guapos, por cierto 😉) en mi diminuta cocina humeante, yo en pijamas, y un comentario de uno de ellos que me tocó un nervio: 

You trying to cook, ma’am?” 

Con eso tuve para querer superarme y así convertí a Google en mi mejor aliado - pronto estaba preparando postres para todo mi vecindario, choferes de autobuses, profesores de la universidad… me amaban y yo me sentía Martha Stewart.

Aún recuerdo, sin embargo, el día en que saqué del horno por primera vez un coffee cake con chocolate y lo probé. Cerré los ojos y pensé:
Ya fregué - amo este coffee cake. Es el mejor postre del mundo...Mis hermanas no me la van a creer.


Les marqué a Monterrey y les avisé que podían ir haciéndose a un lado porque Ana Stewart estaba próxima a volver no sólo con un posgrado, sino con la mejor receta del mejor coffee cake del mundo 😎.
Seguro también se rieron… por ahora. 

En fin - cuando finalmente volví a casa y se los preparé, me gusta acordarme (aunque sea solamente en mi imaginación 😂) que me cargaron en una silla y desfilamos por las calles en cánticos triunfantes. O sea, las convertí en un segundo. Rápidamente se volvió el postre predilecto en casa, por el cual había serios problemas si alguien lo partía antes de que llegara a temperatura ambiente (los hubo, pues así el pan no guardaba su deliciosa humedad). 


Pero bueno - ¿Para qué contarles todo esto?
Por varias razones.

  1. Por presumida - es la única receta que yo he aportado a Montacometa. y el mundo debe saberlo. El pan más suave y húmedo, trozos de chocolate obscuro, y una capita crocante de canela y azúcar. Que no se diga más. 

  2. Para animar a todos quienes como yo, tienen una preconcepción sobre ustedes mismos que los tenga paralizados...a mandarla a la goma dejarse sorprender.

  3. Para tirar un poco de carrilla a mis hermanas.

  4. Para convencerlos a pedir los suyos para este viernes (solamente los horneamos los viernes y sábados) y sepan de lo que estoy hablando. Necesito que vibremos en la misma frecuencia. Así que...por favor, cuando lo hagan, me escriben personalmente porque quiero comentarlo en plan chisme/golosa.

Gracias por leerme hasta aquí, por seguirnos hasta el blog, y me atrevo a decir… por disfrutar de tus coffee cakes.

Abrazo siempre. 

-Ana.

5 comentarios

Gozo leerte!! Felicidades a ti y a tu hermosa familia por lo que han logrado juntas!!!

ROSA LLANDERAL 15 octubre, 2021

Anaaa! Eres la mejor!!
Me encantó!!
Te quiero! 💕

Marcela De Los Santos 15 octubre, 2021

Debo confesar que cada que me llega un correo del blog, lo tengo que leer completo! Jajaja… Ojalá así llegarán los envíos de Montacometa hasta mi casa 😢… Sigue escribiendo y contándonos todas estas historias, que por lo menos yo, disfruto mucho imaginar!

Paulette 15 octubre, 2021

Soy fiel amante de ese postre. Estoy feliz de que ya regresaron, los extrañé millones. Obviamente ya pedí los mios.

Cecilia Garza 15 octubre, 2021

Que bonita historia. a mi tmb me sorprendiste y me antojaste. aunque también se que tienes muchos otros talentos y virtudes que muchos desearían tener (además de la cocina) jaja love ya!

ROCIO 15 octubre, 2021

Dejar un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados